Interior admite que la Guardia Civil disparó hacia el agua en Ceuta

El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, ha reconocido este jueves en comisión parlamentaria que la Guardia Civil sí disparó balas de goma al mar en los incidentes que acabaron con la vida de al menos once personas que intentaban cruzar la frontera de Marruecos con España en Ceuta, el pasado 6 de febrero. “Para frenar su avance se lanzaron los medios para delimitar la traza fronteriza. Todos los lanzamientos se hicieron desde tierra siendo la distancia superior a los 25 metros”, ha afirmado.

Tras producirse los hechos, Interior informó en un primer momento que la Guardia Civil no había actuado en la zona. A medida que fueron apareciendo nuevas informaciones y testimonios de los afectados, la versión del ministerio fue cambiando. Interior acabó reconociendo que los agentes españoles sí que actuaron contra los subsaharianos, y posteriormente admitió el uso de material antidisturbios, si bien el delegado del Gobierno de Ceuta negó que se hubiera disparado hacia el agua.

Algunos testigos acusaron a la Guardia Civil de pinchar varias de las balsas, provocando el ahogamiento de los fallecidos. Testimonios de los supervivientes aseguraban que los agentes les lanzaron balas de goma y gases lacrimógenos cuando estaban en el agua, lo cual generó el pánico entre las personas que se encontraban en el mar.

Fernández Díaz, que ha comparecido a petición propia en el Congreso -si bien varios grupos de la oposición habían exigido explicaciones-, ha mantenido que la Guardia Civil formó una “barrera disuasoria” para evitar la llegada de los inmigrantes a la frontera, aunque ha negado que los disparos se realizasen directamente contra las personas. “La zona de impacto siempre correspondió a aguas españolas lejos de donde se encontraban los inmigrantes sin que ninguno fuera alcanzado por la Guardia Civil”, ha señalado el ministro.

“Actitud beligerante”

El ministerio sigue amparándose en la “violencia” con la que, según su versión, habrían actuado los inmigrantes durante “el asalto”, para justificar la actuación policial. “La respuesta la causó la actitud beligerante de los inmigrantes”, ha mantenido Fernández Díaz, quien ha sostenido que la actuación de los agentes fue “proporcional” y que se utilizaron los medios antidisturbios “estrictamente imprescindibles, con carácter disuasorio”.

Una semana después de la tragedia, el número de cadáveres recuperados asciende a once. La Guardia Civil sospecha que todavía faltan tres cuerpos por recuperar, lo que aumentaría el número de víctimas a catorce.

Fuente: La marea

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s