LA CONFLUENCIA: GENUINA DEMANDA CIUDADANA

ganemos_250 En relación a ciertas informaciones que están circulando sobre el proceso de confluencia ciudadana que se ha iniciado en Valencia y a la que se conoce con el nombre de Guanyem València, es necesario realizar de determinadas precisiones. En primer lugar, Guanyem València no es una marca, por mucho que algunos hicieran el intento de registrarla como tal. Pero si no es una marca registrada, menos todavía es la marca blanca de nadie, como algún medio ha afirmado. El proyecto de confluencia surge como un nuevo espacio político de carácter ciudadano y no como el “paraguas” de ninguna organización política. Esto no quiere decir que este espacio esté cerrado a ninguna organización, sino que con su vocación de construcción de ámbitos ciudadanos para la propuesta y el debate, requiere de todas las fuerzas, eso sí, desde el respeto a las dinámicas internas de cada una de ellas. En ningún caso se ha dicho que Guanyem València sea un espacio para la disolución de organizaciones preexistentes. Pero este respeto a las organizaciones y sus procesos internos, se ha de equilibrar con la justa valoración de las circunstancias sociales que hemos de realizar los integrantes de esas organizaciones, si es que verdaderamente queremos conectar con la ciudadanía, más allá de su mayor o menor espacio de movilización. La iniciativa por la confluencia que motivó la asamblea del pasado 23 de septiembre y su resultado posterior, que no es otro que el de la constitución de un nuevo espacio político ciudadano, recoge la demanda y la aspiración de la mayoría social de la ciudadanía: la construcción de un espacio de unidad, pluralidad y de ruptura democrática. La principal pregunta que trata de responder esta iniciativa no viene de la parte ya movilizada de la sociedad, sino de aquella que observa con perplejidad y distancia nuestra incapacidad para unirnos y colaborar juntos en objetivos que a ellos se les manifiestan evidentes. Se nos han llegado a llamar “salvadores de la patria”, y saben que no es cierto, que no nos arrogamos la condición de salvadores, sino que nos movilizamos como personas, ciudadanas y ciudadanos que intentan salvar del despojo su casa, su empleo, su hospital, el colegio de sus hijos, la residencia de sus mayores… por parte una trama, integrada por los poderes económicos fielmente servidos por el entramado bipartidista que ocupa el poder de espaldas a una sociedad que organizándose habría dado el primer paso para desalojarlos. Esta trama es la verdadera amenaza de caos y desorden, el verdadero horror del “sálvese quien pueda”. Por último, llamar, otra vez, a la confluencia, el debate y la elaboración de un programa municipal de ruptura y transformación en la línea de las genuinas demandas sociales. Las personas que nos hemos sumado a esta convocatoria no pretendemos hegemonizar ningún relato, ni dirigir la construcción de sujeto alguno, sino generar un espacio abierto y plural, sin preconcepción de métodos o resultados, al que llamamos en un inicio, y seguimos llamando a todos: organizaciones sociales, fuerzas políticas y, sobre todo a ciudadanos.

José Antonio Benzal.

Licenciado en Derecho.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s