45.000 sillas vacías

LA SUBIDA DE TASAS EXPULSA A DECENAS DE MILES DE ESTUDIANTES DE LAS UNIVERSIDADES

Las reformas en la enseñanza pública ahondan en un modelo que endeuda a quienes quieren estudiar y precariza lo público.

ÁLVARO MINGUITO

“El primer año de carrera ya pasé por muchas dificultades para poder hacer frente a los gastos de la universidad. En el segundo pasábamos por mayores dificultades económicas y dependía completamente de la beca: si no me la concedían no podía seguir estudiando. Y no me la concedieron”. Lo cuenta Naroa, que tiene 21 años y hace casi dos tuvo que dejar el grado en Arte que cursaba en el campus de la UPV/EHU de Leioa por no poder hacer frente a los gastos de la enseñanza universitaria: una primera matrícula completa puede costar entre 1.700 y 2.500 euros, un gasto que se incrementa un 50% para segunda matrícula y un 100% en tercera. Los precios de la matrícula y la disminución de las becas que han impulsado sendos decretos impulsados por el ministro de Educación, José Ignacio Wert, han puesto contra las cuerdas a miles de estudiantes.

Lo reconocen los números oficiales: los datos del Ministerio de Edu­cación registran que entre 2012 y 2014 la universidad ha perdido a 45.000 estudiantes. La campaña #faltan45.000, puesta en marcha por un grupo heterogéneo de personas que participaban en diferentes movimientos estudiantiles, denuncia que se trata deestudiantes que se han ido “por no poder pagar”. Y no sólo eso: otros muchos miles optan por no matricularse del curso completo por motivos económicos. “Calcu­lamos que de un 15% a un 20% de la población universitaria española no se está matriculando o bien de un curso completo o bien de asignaturas en segundas o terceras matrículas, alargándose correspondientemente el número de años en la universidad”, apunta Enrique Maestu, licenciado en Ciencias Políticas, estudiante del grado en Filosofía y uno de los impulsores de la campaña.

El lujo de estudiar

Entre las comunidades en las que resulta más caro estudiar, explica Maestu, están Catalunya, con un precio por crédito que va desde 35,77 a 39,53 euros; Euskadi, con un precio de 25,5 a 35,5 euros por crédito, y Madrid, donde el crédito cuesta entre 27 y 33 euros. “Éstos son los precios de los créditos en primera matrícula, pero una matrícula puede llegar a costar hasta 10.000 euros porque el precio se dispara en segundas y terceras matrículas, que no necesariamente están asociadas a la vaguería del alumno o un rendimiento ineficiente: en las carreras de ciencias e ingenierías, las segundas matrículas están a la orden del día, porque en algunas asignaturas la tasa de aprobados no llega al 20%”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s